Lur paisajistak es un estudio de paisajismo situado en San Sebastián y dedicado al diseño de parques y jardines, planificación territorial, urbanismo y sostenibilidad. Lur aporta una visión acorde con las estéticas del momento e incorpora al proyecto el entendimiento y adaptación de los procesos ecológicos
admin

Briones es un pequeño pueblo medieval de la Rioja Alta situado sobre una pequeña colina de donde se disfruta de una estupenda panorámica de los meandros del río Ebro rodeados por el característico paisaje de viñas de la región. En este enclave de amplias vistas nos introducimos en un entramado urbano cerrado y contenido, e intramuros de una de las casonas de este pueblo se encuentra este pequeño jardín de aproximadamente 500 m², limitado por gruesos muros de piedra. Enfrentado a la casa y al vértice del jardín se levanta un magnífico torreón que debido a su posición estratégica despega de los muros a los que va asociado permitiendo capturar las vistas exteriores hacia el paisaje descrito. El jardín queda protegido por los muros y por la presencia del torreón y de la vivienda, y actúa como espacio de recogimiento con carácter cerrado.
.
Este jardín se estructura en torno a un arco de rosas que cubre el acceso al jardín y que al mismo tiempo actúa como el cuarto cierre que contiene el jardín. Desde este pasillo de entrada, cubierto por los rosales de flor blanca y falso jazmín, se entra a un espacio cuadrado que ha sido ordenado dividiendo el cuadrado en cuatro rectángulos, lo que contrasta con la forma convencional de dividir el cuadrado en cuatro sucesivos y simétricos cuadrados. De esta forma surgen cuatro arriates rectangulares de 2 m. de ancho y 10 m. de largo, contenidos cada uno de ellos por un seto de boj tallado. Entre arriates discurren cuatro caminos que permiten un largo recorrido en un pequeño jardín, al tiempo que posibilitan el contacto directo con la multitud de plantas vivaces mediterráneas que visten el jardín. Las plantas vivaces florecen durante gran parte de la primavera y el verano, creando grandes masas de flor que llegan a crear una sensación de espontaneidad silvestre que es contrarrestada por la presencia estática de las cuatro líneas de boj que ayudan a dar el orden geométrico que enmarca la salvaje expresividad de muchas de las vivaces utilizadas. En invierno, cuando duermen las vivaces, la evidencia del orden aportado por los setos de boj es continua.

Las vivaces utilizadas son de follaje grisáceo y con floraciones azuladas y blancas. Lavandas Lavandula officinalis y Perovskia atriplicifolia emergen entre nébedas Nepeta x faassenii, orejas de oso Stachys lanata, artemisas ‘Powis Castle’, borrajas, cardos, banderillas Stipa gigantea y espartos Nassella tennuisima creando asociaciones de textura y color de gran armonía y elegancia. El movimiento y necesidades reproductivas de muchas vivaces hacen que estas se propaguen germinando en distintas zonas de los arriates y sobre la superficie de gravilla de los caminos. Esto, unido a la sabia mano del jardinero que mantiene esta recreación de la primigenia idea del Paraíso, hace posible que este pequeño jardín sea un espacio de vida y cambio donde cada primavera la Naturaleza ofrece el regalo de las intensas floraciones.